4.

Toxina botulínica

Una forma diluida de la toxina botulínica tipo A es la que se utiliza con intenciones cosméticas. Se infiltra la toxina en los músculos de la zona a tratar para inhibir su contracción, relajando así el movimiento de la musculatura facial. 

De esta manera se eliminan las arrugas de expresión, dando un aspecto descansado y juvenil. 

Su efecto es temporal, apareciendo los efectos a las 72h y con una duración habitual de 6 meses, siendo necesaria la reinfiltración para mantener los efectos.